¿Cómo las tecnologías permiten el acceso a los medios audiovisuales?

Accesibilidad y tecnología

Accesibilidad y tecnología

Accesibilidad y tecnología

De acuerdo con el diccionario de la Real Academia Española (RAE), se define accesibilidad como “cualidad de accesible” y a la vez define accesible como un adjetivo según el cual “se tiene acceso” o “es de fácil comprensión, inteligible”.

Para la mayoría de nosotros ver televisión, ir a cine o ver videos en Internet son actividades cotidianas. Pero hay un grupo de personas, para quienes estas sencillas actividades cotidianas no constituyen una opción de información o entretenimiento, ya que son contenidos a los que no se tiene acceso o son de difícil comprensión. Este grupo son las personas con discapacidad auditiva o visual.

Aunque constituyen un grupo relativamente pequeño de la población, las personas con discapacidad tienen el mismo derecho de acceder a esos contenidos. La buena noticia es que existen los desarrollos tecnológicos que permiten hacer esto posible. La mala noticia es que casi nadie los implementa y quienes lo hacen, lo hacen por obligación.

Se ha puesto a pensar  cómo una persona sorda se entera de las noticias de su ciudad o de su país. Lo invito a que alguna vez haga el ejercicio de ver un noticiero sin el audio y determine cuánto de la información entregada es entendida por usted. Esto es lo que le sucede a una persona sorda cuando quiere ver televisión. Existen barreras que no permiten acceso completo a la información. Las tecnologías disponibles para derribar estas barreras son el closed caption y la interpretación en lengua de señas. La primera consiste en poner subtítulos en el mismo idioma del audio donde se entrega información no solo de lo que se habla, sino también de la música, sonido ambiente, efectos sonoros, etc. La segunda consiste en incluir dentro de la imagen un recuadro con un intérprete que lleva lo que se dice en español a la lengua de señas, idioma natural de las personas sordas.

Por otro lado, a muchos de nosotros nos parece una contradicción decir que un ciego se siente a ver televisión o vaya a ver cine. Sin embargo, ellos son sujetos con los mismos derechos y con los mismos gustos y necesidades que cualquier otra persona. Los invito entonces a ver una película con los ojos cerrados o a ver su novela favorita con una venda en los ojos. ¿Le hace falta información? ¿Le gustaría que alguien le contara lo que se está mostrando?

Esta es la situación para las personas ciegas, dependen en muchos casos de otra persona para poder acceder completamente a un contenido audiovisual. Pero para que puedan ir a cine o ver televisión o navegar por Internet sin depender de un amigo o familiar que le cuente las cosas, existe el sistema de audiodescripción por medio de la cual se describen los paisajes, el vestuario, las situaciones que forman parte  del contenido para que las personas ciegas o con discapacidad visual puedan verlo sin depender de terceros, es decir puedan acceder de forma independiente.

Estas tecnologías no son tan costosas, comparadas con los costos de la producción de la mayoría de contenidos. Por eso los invito a que todos solicitemos la inclusión de estas tecnologías a los contenidos y que evolucionemos como sociedad para que cualquier molestia que nos pueda causar en nuestra experiencia de acceso a los contenidos, sea simplemente pasada por alto, pues es mayor el beneficio que se está generando.

Por: Luis Guillermo Torres

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *