La segunda pantalla y la accesibilidad


Imágen de mujer intérprete de lengua de señas en una tableta digital. Al fondo un televisor

Lengua de señas en segunda pantalla. Imagen: archivo ATmedios

De la segunda pantalla

Aunque muchos de nosotros no conozcamos el término segunda pantalla, somos usuarios de esta. De acuerdo con Wikipedia, la segunda pantalla hace referencia al dispositivo electrónico (tablet o smartphone) que un usuario de televisión utiliza, a fin de interactuar con el contenido que está consumiendo. Es lo que hacemos con nuestros teléfonos inteligentes o con nuestras tabletas, mientras vemos televisión.

El uso de esta segunda pantalla, hasta ahora, se ha dado principalmente con la interacción de los televidentes en redes sociales (Twitter, Facebook, etc.) y con la búsqueda de información relacionada con el contenido que se está viendo, como por ejemplo, saber más información sobre uno de los actores o actrices del programa, o conocer estadísticas sobre el evento deportivo que se está viendo.

Los canales de televisión están encontrando en esta segunda pantalla un aliado poderoso para retener a sus televidentes. Por otra parte, los gurús del mercadeo están ideando formas para que el consumidor que ve algún anuncio en televisión pueda acceder, inmediatamente desde su dispositivo móvil, a comprar en línea esos productos o servicios.

 

De los sistemas de accesibilidad en contenidos audiovisuales

Estos servicios son principalmente las siguientes:

Subtítulos o Closed Caption: con estas tecnologías las personas pueden acceder al contenido audio de un programa, leyendo los textos correspondientes a los diálogos que se suceden en el programa. Cuando estos subtítulos están específicamente hechos para estas personas sordas o con discapacidad auditiva, además de los diálogos, contienen información sobre sonidos y efectos sonoros importantes para el completo entendimiento del programa.

Lengua de señas o de signos: la Lengua de Señas (LS) es una lengua como cualquier otra, con su vocabulario y formas sintácticas, semánticas y pragmáticas propias. Al igual que los idiomas orales, existen diferentes LS. Para volver un contenido audiovisual accesible para personas sordas utilizando la LS, uno o varios intérpretes traducen o interpretan el contenido desde su idioma original oral al de la LS. Usualmente este intérprete se incluye en un recuadro dentro de la pantalla de televisión.

Audiodescripción: cuando una persona ciega quiere ver televisión, requiere que otra persona (usualmente un familiar o un amigo) esté al lado contándole o describiéndole las imágenes más importantes del programa, para su adecuado entendimiento.  Este proceso se ha denominado audiodescripción y es posible incluirlo como parte de los programas de televisión para que las personas ciegas los puedan entender completamente, de forma independiente, sin requerir de alguien que esté con ellos.

De las barreras y dificultades para la implementación de estos servicios  

Subtítulos o Closed Caption: La principal dificultad de este servicio en países latinoamericanos es que un alto porcentaje de la población sorda no sabe el español o el portugués, por lo cual, aunque esta tecnología está suficientemente desarrollada en los procesos de transmisión y recepción de la señal de televisión y en cuanto a la posibilidad de que sea el usuario final quien decida si decide o no acceder a este servicio (cuando se ha implementado), no representa una solución para un porcentaje importante de la población sorda. Por esto es importante y necesario recurrir a la Lengua de Señas.

Otra de las barreras actuales son las conexiones de los decodificadores de los proveedores de cable con los aparatos de televisión para aprovechar las cualidades de la alta definición, estas no permiten el paso del closed caption, por lo que se pierde este servicio.

Lengua de señas: la barrera más grande está en el rechazo que manifiestan muchos de los canales de televisión, pues es necesario incluir un recuadro con el intérprete dentro de la imagen, y en  los estándares de la televisión no existe en la actualidad una forma de hacer que este servicio pueda ser optativo y que solo quienes lo deseen, lo activen. Los canales protestan pues dicen que se interfiere con la imagen original del programa y que se atenta contra los derechos de los usuarios que no requieren de este servicio. Aunque cada vez más existe una conciencia de parte de los canales, todos quisieran que existiera una forma de que el usuario final activara o desactivara este servicio (cuando esté disponible), así como sí sucede con el closed caption.

Audiodescripción: En la televisión analógica existe solo una alternativa para enviar al usuario final un audio alternativo con la descripción de los programas. Es a través del llamado canal de SAP (Secondary audio program), pero debido a su bajo uso en otras aplicaciones, en muchos países latinoamericanos nunca fue implementado este dentro de los sistemas de transmisión de televisión. En la televisión digital, al existir la posibilidad de enviar varios canales de audio por cada  programa, es más fácil hacer disponible esta tecnología a los usuarios finales y que sean ellos quienes decidan el audio que desean escuchar. Sin embargo, queda la dificultad para la persona ciega de saber cómo acceder a otro canal de audio y de saber cuál es el canal que se debe seleccionar, en caso de que este servicio se provea por el canal de televisión.

Canal de SAP (Secondary audio program). Imagen: archivo ATmedios

 

Una solución

Así como existen muchas empresas, canales de televisión y personas particulares desarrollando aplicaciones que permitan el uso y aprovechamiento de la segunda pantalla de una manera conveniente para todos los involucrados en el mundo de la televisión (productores, canales de tv, compañías de cable, anunciantes, televidentes, etc.), se pueden hacer desarrollo de aplicaciones que beneficien a las personas con discapacidad y que les permitan acceder de forma independiente a los contenidos televisivos.

La idea de una aplicación de este estilo, es brindar la posibilidad a las personas con discapacidad auditiva o visual, de poder descargar una aplicación en sus dispositivos móviles inteligentes (teléfonos o tabletas) que les permita:

  1. Escoger el servicio deseado, de acuerdo con su discapacidad y necesidades: subtítulos, Lengua de Señas o Audiodescripción.
  2. Acceder de una forma sencilla y estándar a los servicios, desde su dispositivo.

Algunos dirán que no es práctico o viable ver los subtítulos o la Lengua de Señas en una segunda pantalla por el hecho de tener que alternar la mirada entre el televisor y la segunda pantalla. Sin embargo existen alternativas que, aunque sencillas, pueden ser funcionales:

  1. Colocar la tableta junto al televisor de  tal forma que el televidente no tenga que estar alternando la mirada entre el televisor y la segunda pantalla.
  2. Diseñar un dispositivo translúcido, que permita ver la imagen de la televisión, pero reflejar sobre él los subtítulos o el intérprete con la Lengua de Señas.
  3. Descargar y utilizar la aplicación en gafas como las de google u otros fabricantes, que permitirán ver la imagen del televisor y superponer, con la ayuda de dichas gafas, la imagen de los subtítulos o de la lengua de señas.

La buena noticia es que estas tecnologías no son cosa del futuro, sino que algunas ya existen en el mercado. Lo más importante y necesario es, como siempre, la voluntad de los diferentes actores (canales de tv, gobiernos, anunciantes, televidentes, etc.) para encontrar la forma más adecuada y rápida de implementarlas y de financiar de forma permanente la producción de los servicios de accesibilidad de buena calidad, para que no sean percibidos como una obligación sino como un servicio necesario para un grupo muy importante de la población de todos los países.

Por: Luis Guillermo Torres

Para conocer más detalles sobre este artículo visita la publicación del mismo en la edición 20-3 de Revista Tv y Video

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *